las taradas

  • 1
  • 2

    Patrón 01 para la intalación de papel de pared.

  • 3

    Patrón 02 para la intalación de papel de pared.

  • 4

    Patrón 03 para la intalación de papel de pared.

  • 5

    Maqueta del papel pared.

  • 6

    Detalle de la instalación de Estriptis en el CCCB.

  • 7

    Detalle del atrezzo usado para los dibujos. 

  • 8

    Detalle del atrezzo usado para los dibujos. 

  • 9

    Detalle del atrezzo usado para los dibujos. 


Una parodia de varias canciones, al estilo karaoke, que acompaña la instalación. 

 

Pretty woman de Roy Orbison

Morena mía de Miguel Bosé

Salomé de Chayanne

Yo soy tu gatita de La Factoria

|

Las chicas del striptease deben llamar la atención como las flores a las abejas, es una ley natural, que se basa en un principio de atracción dentro de las especies. La seducción se asocia a la belleza. El striptease es un baile de seducción, y como todo baile tiene sus pasos, sus pautas, sus cliches. A los que se le añaden los de una cultura del sexo, del porno. Todo está pautado, incluso el goce, la lujuria, el disfute, ¡sentir!

La figura de la mujer como objeto, como cuerpo es- cultural se evidencia en este baile. Los movimientos de cadera, la silla, los tacones, los pechos juntos y arriba, el culo, la cadera... los labios. No se puede hacer de cualquier manera, no se puede ser de cual- quier manera; el striptease tiene sus reglas... Hay que saber bailar, moverse y hay que saber quitarse la ropa. Los movimientos deben ser apropiados, dentro de lo inapropiado, deben ser suaves, aunque no lánguidos, agresivos aunque no grotescos...

Se trata de atrapar al espectador entre pliegue y pliegue, entre lo que se ve y lo que se intuye. Y todo debe ser ideal, todo tiene que estar supervisado y controlado.

La niña guapa, preciosa, arreglada para la ocasión y sobre todo, dispuesta.
Dispuesta a exhibirse como un coche en una feria, hasta la última pieza. ¡Quítate las bragas bonita! Una colección de sórdidos piropos, ropa interior con la goma gastada,...

¡¡¡Ábrete como una flor (de piernas) para que pueda ver tus encantos!!!
Como flores cortadas a placer y puestas en un jarrón. Cuando uno quiere y como quiere.

¡Mueve el culo guapaaaa! Callada estás más bonita...

¿Y si ese intento de erotismo resultara fallido?

Se convertiría en un acto ridículo, torpe, incluso obsceno o de mal gusto. ¡Vulgar!, más vulgar.
El proyecto “Estriptis” publica un show realizado por amateurs. Por chicas que no saben bailar, que no son perfectas, que no saben cantar.
Una puesta en escena excesiva y grotesca que cuestiona los cliches sociales asociados a la sexualidad, a la identidad sexual, a la belleza y al culto al cuerpo mediante la ridiculi- zación y la exhibición de los desencantos de ambas artistas.

Los dibujos del striptease se apelmazan en las paredes, un cúmulo de carne, de poses forzadas, de interpretaciones excesivas, de “sensualidad”, de “sexualidad”.
La repetición de las imágenes hasta el exceso anula la posibilidad de no ser vistas. ¡Nadie se escapa a los encantos de estas chicas!

Como una cenefa floral, típica en los papeles de pared, como un elemento decorativo. El striptease es convertido en objeto, en un motivo más de los grafismos actuales, de moda. Imágenes inapropiadas se convierten en un ramo de flores para forrar las paredes y quizás tapar algún hueco o desperfecto. Lo que se escondía detrás ahora se pone por delante, ¡a la cara!

La música de la cantante aficionada, desafinando, gritando, esforzándose por entonar, incide en lo ridículo.

¿Qué pasa cuando un secreto se destapa?.
¿Qué pasa cuando lo que ocultamos sale a la luz?. Vergüenza, miedo a la desaprobación... ¿alivio?